miércoles, 25 de junio de 2014

La familia

Debo decir que provengo de una familia muy tradicional y cuadrada... no sé por qué soy como soy ante un contexto católico-conservador-ortodoxo.

Dicho esto, paso a analizar un poco lo que está sucediendo en mi familia y empiezo admitiendo que mi familia no está pasando la mejor de sus fases.

Cualquiera que nos haya conocido en estos casi 40 años de ser familia habría pensado que terminaríamos matándonos unos a otros o al menos que seríamos capaces de hacernos un daño permanente, pero no, acá estamos, hemos sobrevivido y lejos han quedado los sobresaltos propios de la crianza de adolescenstes, todas mujeres.

También lejos quedaron las grandes crisis económicas y mis hermanas y yo andamos por la vida tratando de vivir como podemos o como nos dejan.

Confieso que, como me pasó en la adolescencia, no entiendo a mi familia en muchos aspectos, a veces me botan la poca paciencia que he logrado trabajar en muchos años, que a veces me limito solo a escuchar sus conflicto y que a veces me da por tomar distancia, claro, sin salir de su radio de acción, pero si una distancia prudente, confieso también que en algunas ocasiones no me alejo, sino que me acerco y me quedo expectante a algo que cambie lo que está pensando y a veces soy la que hace "algo". Confieso que estoy cansada también.

Anoche hablé con mi mamá y desde entonces suena esta canción en mi cabeza, porque la familia sigue siendo la familia en todo momento: cuando se está en el hospital, cuando se pasa por confusiones, cuando ya no se tienen fuerzas.

Hoy, mis papás celebran un aniversario más del día en que fueron a la alcaldía de San Salvador y firmaron un papel que dice que son esposos. La familia había entrado a la legalidad.

1 comentario:

Edgar Rosas dijo...

Esa frase nos la enseñan desde niños, y cada día que pasa tiene más peso. "La familia es la familia", no importarán los defectos de los integrantes, son los únicos que son para toda la vida. ^_^