lunes, 17 de febrero de 2014

Adoptar una mascota

Durante mi vida he tenido varias mascotas, debo decir que todo empezó con Atila, mi labrador negro que en paz descanse. Luego vinieron la Alfonsina (una tortuga que no requería mucho cuido) y Rasputín (cuando llegó a mis manos era un pequeño gazapito y terminó siendo un enorme conejo negro).

Confieso que amo los pelajes negros, como se habrán dado cuenta.

Desde que empecé a pensar en mudarme a vivir sola, de nuevo, pensé en que me vendría bien una mascota para hacerme compañía, pero varias cosas lo evitaron: salud, dinero y amor. No me sobraban. Así que fue pasando.

Hace unos meses hablábamos con Flor, su gata había tenido su primera camada y me ofreció uno, tuve que rechazarlo. Hace unas semanas nuevamente su gata tuvo gatitos. Esta vez adoptaré uno.

Siempre he amado los perros, pero en mis actuales condiciones de trabajo y vida cotidiana es mentira, los perros requieren más cuido y más atención. Los gatos son más... independientes y sé que si vengo noche o no le presto tanto amor, sé que no morirá.

Aún así, debo prepararme para su llegada, justo ahora que la casa empieza a tener cara de casa decente... ya tengo sillón, refri y pareciera que al fin me asenté en una adultez cómoda y no dañina. Leer sobre gatos es interesante, muchas cosas las he sabido en estos días.

La noche que le dije a Miguel que deseaba un gato me preguntó si quería que me lo consiguiera. Me dio ternura. Pero esto es algo que debo buscar por mi cuenta, él me ha ayudado tanto en otras cosas. Esta vida es mi responsabilidad.

De momento sigo preparando su arribo, debo buscar un nombre apto para él, había pensado en Tolstoi, pero no estoy muy segura. Se aceptan sugerencias, también todo consejo gatuno será bien recibido.

2 comentarios:

Edgar Rosas dijo...

Yo le pondría Mauricio Ernesto al gato, pero a nadie les parecen mis sugerencias para mascotas ^^

KR dijo...

Su nombre oficial es Tolstoi Rauda.

Jajaja, aunque Mauricio Ernesto era buena opción.