lunes, 16 de mayo de 2011

Carmen

Ella siempre está en mi corazón, es tan inamovible en su lealtad y fidelidad que me hace pensar que este podrido mundo tiene remedio con personas como ella, lástima que como todo lo bueno, no abundan.

Han sido tantas las risas, las lágrimas, las canciones, las platicas interminables, las caminadas por las calles de San Salvador, los viajes, las cocinadas y las cervezas compartidas que este pequeño espacio no sería suficiente para tanta anécdota desde que ella era una niña con faldita paletoneada y yo su encargada de pastoral social.

Ambas aprendimos a vivir con lo que tenemos, cuando hemos enfrentado pérdidas del corazón hemos estado ahí la una para la otra, ninguna tormenta ha sido lo suficientemente grande o desastroza como para matarnos. Seguimos vivas y yo estoy feliz de ser parte de su vida.

Ella: la linda, la seca, la gorda, la chele, la psico, la amante de la mayonesa, la que siempre está pendiente de mi y de mis estados de tristeza, ella que me acompañó tanto estos últimos meses... la niña...mi niña... mi hija... de esas que no ha sido necesario parir porque es otro tipo de dolor y otro tipo de alegría las que forman nuestro lazo. A ella... este día... y todos los días de esta existencia, le amaré con profundidad.

Feliz cumpleaños Carmen.

2 comentarios:

Karu dijo...

Woa! Gracias hahaha es cierto no alcansaría el espacio! Soy de pocas palabras pero ya sabes cuanto te lo agradezco!

Roberto dijo...

Precioso! :D