lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Por qué mi mamá no se divierte?

Tengo 34 años, a mi edad, mi mamá tenía dos hijas, una de 11 y otra de 5... un esposo y como 12 años de vivir en pareja con él... estaba a punto de casarse por la iglesia y ya eran esposos por la ley de la Constitución de esta Re-pública. Todavía le faltaban como tres años para que pariera a su última hija. Tenía como quince años de trabajar donde todavía trabaja hoy día.

Era una mujer "de bien". Sigue siéndolo, solo que ahora ya tiene otros roles y actividades.

¿Por qué estoy haciendo "recuento" de los 34 años de mi mamá? Bueno, este fin de semana me estaba preguntando por qué mi mamá nunca se divirtió? ¿a caso ser mamá/esposa requiere renunciar a toda diversión? ¿o acaso se encuentran otros tipos de diversión en ese estado civil que nosotras, oh pobres y mundanas solteras, no comprendemos?

Yo digo, ha de ser chivo formar su propia familia, cuando ya se ha encontrado a la persona con la que serás capaz de montarse riata y perdonarse y discutir y reír... y saber que al primer problema no va a inventar cualquier excusa estúpida y se va a ir.. o que le va a hacer huevos aunque desee con toda su alma salir corriendo... utopías femeninas que para mi son difíciles de encontrar o de realizar. Pero hay quienes... qué bien por ellas. Pero yo paso.

Mi mamá no entiende eso.

Tal cual, yo no la entiendo en su aflicción: "te vas a quedar sola?" preguntó la niña Marthíta este sábado mientras buscábamos cafeína juntas. "Si" le dije, hasta la sentí triste. u_u

Mientras agarro mi maleta con mis mudas peregrinas, mientras escojo zapatos aguerridos, para que los pies no me fallen a la hora de subir algún monte guatemalteco o mientras compro una mochila de viaje, de esas en las que entran hasta los malos pensamientos, o mientras entro a algún antro y tomar cerveza barata o ante miles de personas en un concierto de música irreverente... pienso.... "mi mamá nunca ha salido de vacaciones o ha viajado, o a ido a un concierto o se ha ido de farra con sus amigas...".

Soy una tipa tranquila dentro de lo que cabe, soy muy selectiva con la gente que me relaciono, no me gusta la gente tonta, soy un complejo caos interno y estoy segura que no quiero tener una vida encadenada. Pienso, mi mamá sale "a que le dé el aire" solo si yo la saco. "vamos a tomarnos un café" o "vamos a ver qué vemos de lindo" (a la doña le encanta la decoración) y está bien, pero me pregunto ¿dónde quedaron los sueños de mi mamá? esos sueños personales... esos planes que solo ella tenía para sí misma ¿a qué hora se despojó de ellos para criarnos a nosotras? Me da miedo saberlo.

Ella quería ser escritora, aprender muchas cosas, viajar mucho, tener un perro grande, aprender a cantar y conocer mucho de pinturas "famosas", tener una casa propia cerca de un río, donde poder pasar la vejez con su esposo.

"Yo estoy tranquila si ustedes están bien" dijo ella al final de una conversación que por años quise evitar. Quizá sea muy simple decir que la felicidad de otros abona a la propia. No estoy muy segura. Soy egoísta definitivamente. Pero en el fondo... la entiendo. Yo también estoy tranquila cuando sé que ellos están bien. Es una cosa bien rara.

Yo seguiré, hasta el octubre próximo, teniendo 34 años, me iré de viaje varias veces (espero), estudiaré de nuevo, aprenderé y algún día (primero el sr. de la imprenta) presentaré un libro, conoceré a más personas y buscaré estar satisfecha con mi día a día... me divertiré con mis amigas y tomaré cerveza barata con mis amigos. No seré madre, pero seré tía. Pero sobre todo, intentaré ser fiel a la persona que esta mujer educó y vio crecer.

4 comentarios:

iba pasando dijo...

Hay sacrificios y despreocupaciones, pueden ir amarrados o sueltos.

A los 34 años, mi naranaja tenía tres cipotíos de 9,8 y 4 años. Intentó tener una relación permanente, pero como que tenía mal ojo para los hombres. Cuando al fin encontró algo bueno, sintió que moralmente no era correcto endosarle al arquitecto una madre soltera con tres retoños.

En ese momento decidió seguir sola; pero su vida social no se extinguió, tenía amigos, amigas, fiestas fueras o en casa... Se aventuraba a irse con sus pollos a pasear a otro país, hasta donde el presupuesto alcanzara. Siempre fue metódica y ahorrativa. Pero su esencia antisocial que me heredó al 100% sin dejar nada para mis hermanas la distancio de antiguas y futuras amistades.

De los tres hijos, dos decidimos estar solos, aunque por diferentes motivos. Ella hace tiempo dejó de trabajar y hoy solo planea a qué lugar del mundo irá el próximo año mientras le dure la vida.

Así que aunque tuvo que hacer muchos sacrificios y vérsela de palitos para sacar adelente a tres hijos por si misma. Hoy disfruta de los frutos (algunos dulces otros ácidos, que culpa que salí limón) que sembró.

KR dijo...

Pienso que son cosas que vienen con la decisión de "implicarse" en la idea de familia.

Durante casi toda mi adolescencia fue una especie de madre para mis hermanas, no sé si eso fue lo que me dejó sin ganas de familia propia. Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Jajaja... ay limoncillo, estoy segura que tu madre te quiere con todo y el zumo.

La Flor dijo...

Querida Karla: Ya sabés lo que pienso de este tema. Creo que es una condición del 70% de las mujeres (especialmente las salvadoreñas) creer que con el matrimonio y los hijos se acabó la vida de "una" y que "una" deber hacer todo tipo de sacrificio por los hijos... Yo no sé, quizás no soy tan sacrificada, pero, ya sabés, sigo saliendo igual o más que cuando era soltera, y tomando café con mis amigas cada vez que el horario de trabajo me lo permite (bueno, ese es otro sacrificio del que no puedo zafarme tan fácil). He viajado sola las veces que he podido... Dejé de trabajar un año para pasar más tiempo con mis hijos y descubrí y ellos descubrieron que no nos necesitamos tan a tiempo completo. Además, aquí quiero romper la cadena: no quiero hombres que piensen que la mujer pierde su individualidad cuando se casa o tiene hijos, ni quiero que mi hija deje de soñar y de vivir su propia vida por vivir la de sus hijos. Algo así.
No sé, creo que cada quien decide vivir su vida como le gusta más.

KR dijo...

Flor: Fíjese que me acordé de usté mientras escribía esto... pensé que no solo usted, también otras por ahí no han permitido que la maternidad y el matrimonio las cambie del todo, no dejan su sustancia del ser... adquieren otra "aura" pero no las hace mujeres distintas.

Si me llegara a casar, si llegara a tener hijos e hijas quiero seguir siendo yo sin miedos a equivocarme y si me equivoco, poder saber en qué momento rectificar.

Hace un año, justo antes de regresar de Guate, mi jefe-amigo me dijo eso: Cada quien vive la vida que ha decidido vivir. La gracia, supongo, es decidir y vivirlo como tal.

Gracias por pasar ^^