jueves, 8 de septiembre de 2011

Cuestiones de sangre

Mi sobrinete va creciendo. Creo que es lo más próximo a un hijo que el universo me ha prodigado.

Ambos hemos sobrevivido a la familia siendo un par de raros y  negándonos a ciertas cosas.

El asunto de este post es porque resulta que al niño en cuestión, en el Kinder le dijeron "va a salir vestido de indito recitando un poema del Árbol Nacional para el acto cívico de Septiembre". Solo de escuchar la idea me dio asco, porque a mi todo acto público de índole nacionalista me da asco, pero bueno... el niño tenía que salir.

Pasó semanas repitiendo el bendito poemita... "Árbol Nacional... el Maquilishuat "cosee" grandes y "maggescuosas" flores color rosa y puede medir hasta 15 metros de altura... Gracias". Cada vez que veía a uno de nosotros medio descuidado, nos soltaba las palabras reunidas en una mala interpretación del sentido nacional en un palo cuyas flores nunca me gustaron. ¬¬

Un día que yo estaba por ahí, libro en mano, entretenida leyendo, él llegó y me repitió el asunto, traté de corregirle el "cosee" y el "magges-cuosas", no lo logré y supongo que ya me di por vencida y acepto el ritmo de aprendizaje del muchachito porque sino los dos vamos a acabar más locos...

Lo vi entusiasmado, no quise enturbiarle ni a él ni a su madre (ni a la mía) con mi pensamiento que esas cosas a mi me parecen estúpidas... ¿para qué?

Ayer fue el mega-evento, estaba a la orilla del mar cuando el "Bluetooh" entre él y yo se activó. Le llamé a mi hermana y me dijo que todo salió magnífico. Me lo pasó y con su vocecita me dijo... "Tía... ya dije el Árbol Nacional... y mi mamí tomó fotos... y y y... y todos dijeron su poema... y y y y y... no me gusta el árbol nacional pero mi mamá estaba feliz" Acto seguido le devuelve el teléfono a su madre y sale corriendo.

"Este tu sobrino es un desfachatado amoroso". Moraleja: Si usté no tiene amor patrio, al menos ejerza el amor filial.


Sebastian Rauda ejerciendo el indigenismo

4 comentarios:

iba pasando dijo...

Es que esas flores son para verlas de lejos, de paisaje cuando van cayendo, de camino de comalapa a la capital cuando están en flor.

Se parecen a la flores del endeble y emfermizo árbol de sakura (cerezo) análogo a los nipones.

KR dijo...

Me gustan más los árboles de fuego. Son hermosos ^^ creo que es porque son rojas sus flores. Más cuando caen en grama bien verdecita...

La Flor dijo...

A mí me gusta el Maquilishuat. No más que el árbol de fuego o que el cortéz blanco, pero me gusta. Me parece increíblemente poética la manera cómo llena el suelo de flores en febrero y marzo.

¡Tu sobrino es una guapura!

KR dijo...

^^ bien chulo sale en la foto conmemorativa