lunes, 4 de julio de 2011

A mi no me gustan los dramas...

pero a veces son tan divertidos, en especial cuando son dramas ajenos ^^

Lo malo es cuando se ensañan conmigo y los documentos no me abren o la compu se llena de virus o (la última) se le arruina la batería y yo no tengo tiempo pero ni para dormir y menos para ir a comprar el repuesto.

O que el carro en el que veníamos empiece a girar sobre sí mismo y Lelouthan con ataque de risa nerviosa y yo aterrada tal cual gato con las garras en el techo, agarrándome con todas las uñas... o que me dejen esperando más de 40 minutos para que me entreguen un documento... ¡Cómo odio esperar! tanto como odio a la bicha pendeja que vi ayer en una parada de buses... buen drama hubiera sido que la agarrara del pelo tal cual he dicho hasta la saciedad que me encantaría hacerlo! ^_^

No más drama en mi vida... ya no...

Me deshago de los dramas de llamadas nocturnas notificándome  malas noticias desde Ciudad Arce o correos desde Costa Rica diciéndome que necesito "revisar y retocar" el documento de la OIT.

Quiero acostarme a dormir tranquila las dos horas diarias que duermo, sin sobresaltos, ni pesadillas con el ex, o la desdicha materna cada vez que me voy o la tos que me ha seguido la última semana, ya no mas dramatismo cada vez que me peso y he aumentado de peso y qué feo que no le quede la ropa a uno u_u y de repente rebajar hasta 5 libras por estar trabajando y no tener vida, no tomar agua y no alimentarme... ash...

Ya no mas drama de escuchar-leer cosas que en otras épocas me habrían gustado tanto escuchar-leer, pero ahora no...

Me siento esta tarde a ver cómo llueve, a mi lado está mi taza de café, me enfundo en mi sueter rojo, ese que tanto odia mi madre, porque es tan "viejo" y yo lo amo tanto porque es "viejito" y es un delicioso abrazo de lana, mientras bebo café y veo llover hago tiempo  para hablar con amigos y escucho cantar a Filio y me confirman estos hechos que en otros tiempos, cuando era yo una niña muy niña, no me gustaban los dramas, estaba yo lejos de cosas que me hicieran sufrir y poco a poco... me gustaría regresar a ese tiempo.

Sé que mi vida adulta me exigirá dentro de breves minutos regresar a la vorágine, al caos institucional, a el horario de "adulta-contemporánea" y ya no tendré esta calma que siento, este calorcito rico de la cafeína o los acordes de la guitarra que tanto me gusta, pero sé, también, que cuando regrese a este breve espacio para la calma... lo volveré a disfrutar de nuevo.

Para mientras, nos leemos al rato, debo empezar a redactar otro documento. Permiso.

3 comentarios:

Carlos Sorto dijo...

me has hecho recordarme de una parte de mi vida que ya la habia olvidado, me encanta tu honestidad/ un abrazo desde Canada.mi blog es http://carlos-sorto.blogspot.com/ cuidate mucho y porfa no pares de escribir

iba pasando dijo...

alguna vez te has preguntado por qué casi nadie publica por acá?????

KR dijo...

Carlos: gracias por el comentario, regrese cuando guste. ^^

Iba Pasando: No sé vos, quizá porque no me hago publicidad como tu amigo Denis, galán vos que tenes comentarios de "amigas" anónimas.