jueves, 8 de marzo de 2012

Implicaciones de ser mujer

Como soy cliché... justo este día voy a hablar de este tema.

Siendo demasiado honesta, no sé si estoy en este mundo debido a alguna razón, pero si debido a muchos motivos. Primero está los motivos genéticos: mi madre, mujer valerosa al verse embarazada a los 22 años, sin tener más de lo que yo tengo ahora (es decir, sin casa propia, ni trabajo fijo, ni una relación estable) decidió enfrentar toda adversidad y me trajo al mundo. Me heredó el mal carácter, la fortaleza y la necesidad imperante de soñar. Previo a ella otras mujeres de mi familia aportaron a mis genes la apariencia que poseo.

Luego están los motivos sociales: cientos de mujeres, quienes en franca lucha (a veces silenciosa) desde tiempos remotos, hicieron que pudiera tener derechos civiles y humanos por los cuales puedo luchar y hacerlos valer: votar, no depender ni de mi padre, ni de ningún hombre, la dicha de proteger mi dignidad, que pudiera acceder a la educación superior, que los libros y el conocimiento me abriera la perspectiva de la vida.

También están los motivos históricos propios: reconociendo a cada mujer que ha llegado a mi vida y que, de una buena o mala manera, me dieron experiencia y el sabio consejo de formar mi vida como yo lo he deseado. Algunas siguen estando en mi escaso perímetro de afecto. Otras se han marchado ya.

Por supuesto, están los motivos masculinos: esos hombres que tanto he amado y que tanto he odiado, los que me han formado, los que me han querido como soy, los que no me han entendido, los que me han hecho daño, los que me han protegido hasta de mí misma, los que me han guiado y los que me han perdido, los que me han desafiado y aquellos que nunca creyeron en mis capacidades. Aquellos que me han hecho reír y aquellos que me han hecho llorar.

Todos esos motivos me tiene aquí, yo... la irreverente, la "liberada", la insolente, la autónoma, la tía y la hermana, la hija incomprendida y la hija admirada, yo la nómada, la que creen que es incapaz de comprometerse (qué equivocados están!), yo la que vive y disfruta ser mujer, a pesar del dolor de vientre, a pesar de las miles de locuras que nacen de mi cabeza, a pesar de las frustraciones pasadas del corazón... soy feliz.

La mayor implicación de mi ser mujer, es que soy feliz de ser mujer, de ser esta mujer resultado de la historia y de mi familia, de mis amigos, amigas y de mis amantes, de mi padre y de los jesuitas, de la literatura y de los fantasmas, de la energía y de todo aquello que me deja admirada de vivir.

Leí por ahí que no hay que felicitar a las mujeres este día, ni celebrarlo, está bueno... hay que celebrar ser mujer siempre, aunque los hombres piensen que una es "chica-ong" liberal feminista de hueso duro y patas peludas... no, no es así, simplemente no me gusta que otro, al que soy igual, con el que comparto los mismos derechos, pretenda pisotear dichos derechos por el hecho de ser hombre.

3 comentarios:

P.R dijo...

Pues un hombre que quiera pisotear tus derechos simplemente no ha progresado mentalmente. Las mujeres ya tienen su lugar y el machismo es para retrasados mentales. Las mujeres le dan otro matiz a la vida, y eso hay que reconocerlo. Muy bonita entrada, y feliz día de la mujer.

Saludos.

Jenny Lozano dijo...

Karla, me encantó. Te apoyo en eso de no dejarnos pisotear y felicidades.

KR dijo...

@P.R.: Gracias estimado por su comentario y por venir de vez en cuando a este espacio azulado.

@Jenny: Bienvenida, qué lindo que justo este día llegaste a este lugarcito receptor de mis locuras y alegrías. Espero que te sintas cómoda acá. En cuanto a la defensa de nuestros derechos, siempre es difícil, pero día a día, se reciben satisfacciones.