martes, 31 de julio de 2012

Asignarte un ritmo.

Él no me cree cuando le digo que ningún hombre me dedicó nunca una canción, o que me escribió un poema, esas formas de amor nunca las experimenté... o quizá yo nunca puse atención si lo hicieron, no lo sé. 

Él me dedica canciones, canciones que no son comunes, que no son "comerciales" y más de alguna vez me ha escrito unos versos... o quizá yo quiero atesorar recuerdos con él, que cuando me dice "siempre te recuerdo con tal canción" siento que me asigna un pedazo de su tiempo, un pedazo de tiempo que tiene ritmo, letra y emoción. no lo sé.

Yo no sirvo para dedicar canciones, me diluyo entre tantas que quisiera asignar... me disperso y no atino cuál dedicar adecuadamente... ya intenté dos veces asignarle una canción, pero fallé... resulta que amanecí esta mañana escuchando esta canción y me di cuenta que es la adecuada... encierra tantas cosa que sos, que soñas, tus luchas y los ritmos en los que tu recuerdo se mece mientras no estás conmigo. Porque más que un amor común y corriente, habla de todo lo que nos hace movernos hacia el futuro. 



En el claro de la luna (Silvio Rodríguez)


En el claro de la luna
donde quiero ir a jugar,
duerme la Reina Fortuna
que tendrá que madrugar.

Mi guardiana de la suerte,
sueña cercada de flor
que me salvas de la muerte
con fortuna en el amor.

Sueña, talismán querido,
sueña mi abeja y su edad;
sueña y si, lo he merecido,
sueña mi felicidad.

Sueña caballos cerreros,
suéñame el viento del sur,
sueña un tiempo de aguaceros
en el valle de la luz.

Sueña lo que hago y no digo,
sueña en plena libertad,
sueña que hay días en que vivo,
sueña lo que hay que callar.

Entre las luces más bellas
duerme intranquilo mi amor
porque en su sueño de estrellas
mi paso en tierra es dolor.

Mas si yo pudiera serle
miel de abeja en vez de sal
¿a qué tentarle la suerte
que valiera su soñar?

Suéñeme, pues, cataclismo,
sueñe golpe largo y sed,
sueñe todos los abismos,
que de otra vida no sé.

Sueñe lo que hago y no digo,
sueñe en plena libertad,
sueñe que hay días en que vivo,
sueñe lo que hay que callar.

Sueñe la talla del día,
—del día del que fui y del que soy—
que el de mañana, alma mía,
lo tengo soñado hoy.
(1974)

4 comentarios:

Miguel G dijo...

Una muy linda canción, como casi todas las de Silvio.
Dedicar canciones tampoco es mi fuerte, yo más bien creo que es decirle a alguien está canción me gusta y espero que a vos también; decirle a alguien no sé porque pero al oír esta canción me acordé de vos.

KR dijo...

:)

La Flor dijo...

Es un problema serio ese cuando "una" es propensa a dedicar versos o asignar una canción a cada ser que se le cruza en la vida... Y no recibir versos o canciones a cambio. Pero ese no es el "deal", supongo; si no seguir siendo así y asá y tener temas para cada momento y persona. En fin, no sé si ese era el punto, pero ya lo dije. :D

KR dijo...

Es un problema serio realmente... jajajaja... el punto es que gracias por pasar por acá... :D