martes, 7 de agosto de 2012

De cómo conocí a Flor

o de por qué me llevo tan bien con esta mujer.

Hace unos meses, cuando nos metimos en la experiencia del Versus/Versos, me dieron la tarea de presentarla al público... lo hice de viva voz pero nunca lo escribí... lo hice de manera espontánea y más corta... este es el post que estaba debiendo desde entonces.

¿Cómo presentar a Flor? ¿diciendo que es una mujer nueve años mayor que yo, casada, con tres hijos, dos perros y una gata? ¿o diciendo que es libre, creativa e inquieta? ¿que ama a sus amigos, que en su entorno coexistimos gente más joven a los que nos tutorea proyectos hermosos? ¿diciendo que escucharla es enamorarse de las palabras con las que cuenta sobre un proyecto de teatro en Suchitoto o que nos pone retos para escribir bien y mejor? ¿acaso diciendo que es una ávida musical, que comparte libros hermosos y siempre anda pendiente que una vea buen cine y lo comenta sin egoísmos? ¿diciendo que es una madre distinta y capaz aunque a veces le agarra la crisis de si es buena mamá? ¿diciendo que toma fotos lindas, que hace sangría y que ama las nubes? Todo eso puedo decírselos, pero no contesta la pregunta inicial... ¿cómo conocí a Flor?

Fue hace casi cuatro años... era yo una nueva en esto del blogerismo compulsivo y en los primeros meses de escribir en este espacio me dediqué a leer a otros blogeros, no recuerdo cómo fui a parar en un blog que era de dos: Miguel y Flor, "un raro dúo", confieso que es el único blog del que me enamoré tanto que leí TODITAS sus entradas. Sí, así es... leí todo. Ellos habían iniciado su aventura el 8 de marzo del 2008, pero yo los encontré en los últimos días de diciembre de ese mismo año, pero como soy tímida (aunque no me lo crean) me dediqué a leerlos, a observarlos y a tomar "ánimos" para escribir un comentario en sus hermosas entradas. Fue así como el 30 de enero del 2009, luego de leer una entrada que me pareció extremadamente hermosa, me decidí a comentar. Pensé, recuerdo, una mujer que pueda escribir de esta manera de este tema es digna de buscarla e invitarla a un café. Si quieren leer el post donde la conocí y ella me contestó, pueden ir ACÁ. Yo que padezco de desamor cuando no tengo pareja y veo la vida gris, logré ver, en ese entonces, que el amor es una preciosidad en la vida. 

Mucho tiempo tuvo que pasar para que nos conociéramos en persona. Vino el Facebook y nos hicimos "amigas" ahí, le consultaba algunas cosas, manteníamos pequeñas conversaciones y siempre decíamos que iríamos por café, vicio que compartimos, como otros vicios más. Luego vino el Twitter y sin pensarlo mucho nos empezamos a seguir mutuamente. Ella dejó de ser dúo y abrió otros blogs, empezamos a soñar con proyectos y sueños, con teatro, recitales y viento que se lleva páginas con versos. Un día nos vimos en persona, por supuesto, un café nos convocó y era igualita como me la imaginaba, solo que con falda larga y floja... 

Flor y yo somos un par de mujeres bien "diferentes", entre nosotras y con la típica figura femenina salvadoreña. Somos bien "raritas", ella usa la frase "seres como nosotras" para referirse a esta mujer conjugada con su humanidad. Confieso que cuesta encontrarnos, somos un par de "raritas" bien ocupadas, pero cuando logramos coincidir es magnífico escucharla y que me escuche y armar grandes planes para conquistar el mundo. 

Pero, ¿por qué estoy escribiendo este post? verán... yo tengo mucho que agradecerle a esta mujer... consejos, consuelos a la tristeza que a veces me maltrata, coincidencias y pláticas a las 11 pm, insomnios compartidos, miradas que me dicen "ay ternurita!" y explicaciones de mujer experimentada, le agradezco que me deja ser como soy, sin maquillajes ni máscaras, además de frases que se vuelven textos sagrados para entender este mundo que no nos entiende a "seres como nosotras", le agradezco no solo cuestiones laborales, sino que ahora, donde estoy, me hace feliz, me hace ser más creativa y me encuentro en uno de los mejores períodos gracias a que un día se le ocurrió mandarme un mensaje que decía "mirá, qué vas a hacer ahora? necesito una asesoría..." y esa misma noche me enamoró de EsArtes. 

Todo eso le agradezco, las cervezas, los cigarros y las estrellas... las nubes que a veces le mando en fotos para su colección, su inmenso cariño cargado de carcajadas. 

Ya la había mencionado en este blog, pero nunca había hablado de ella... bueno, ya la conocen (un poquito), si usted es incapaz de entender un poco sobre la belleza, el arte y la fantasía seguramente no se llevará bien con ella, le parecerá rara y no apreciará lo que otros si apreciamos en ella, pero mi obligación con la humanidad era que se las presentara... ya lo hice, si tiene oportunidad (y si ella se lo permite) conózcala... no se va a arrepentir.

2 comentarios:

La Flor dijo...

Qué bonito que pensés así de mí. jajajaja, no me fijo cuando digo "seres como nosotros".

Gracias por estas palabras.
Conquistaremos el mundo.

Miguel G dijo...

Un lindo post, de las mejores descripciones que he leído para una amiga. Así que ya conocen a la culpable de que pases en Suchi...