martes, 3 de enero de 2012

Agonía en tres actos

Resulta que odio enfermarme... no me gusta porque soy chillona... si... lo admito... soy chillona.

Anoche llegue cansada a la casa materna y luego de comerme mis verduras cocidas me tiré a mi cama y quedé oficialmente fuera de combate. Calculo que eran las 9:30. A mi lado, quedó exhausto también, Sebastian.

En medio de la noche... sin saber qué hora era.. y sin Sebastian a mi lado (suponiendo que su madre lo trasladó a su cuarto) desperté... me despertó (más bien) un horrible dolor de estómago.

Los detalles salen sobrando, lo único que diré es que fueron horribles. >_< Dolor inmenso... dolor. Agonía 1.

Me tiré al sillón de la sala, cerca de la puerta del baño por si había necesidad de salir corriendo de nuevo. No encendí ningún foco, pero encendí la tele para entretenerme en mi dolor. >_<. Cuando de repente... otra vez... la sensación de náusea me indicó que era IMPERATIVO correr a abrazar al chele bocón... cuando me levanto y doy dos pasos presurosos... ZAAAAAAAAZ... cachimbazo en el mero dedito chiquito del pie derecho.. contra un camión Tonka de metal  que el último ex le regaló a Sebastian con motivo de su tercer cumpleaños. >_<. Dolor inmenso... dolor. Agonía 2.

Un poco repuesta de mi malestar y luego de cepillarme muy bien los dientes... y de sobarme el dedito... odiando nuevamente y por otras razones al ex.. regresé al sillón, increíble... uno termina hasta cansado luego de vomitar. Veo qué están dando en el VH1... son las 00:38 a.m.... tas...uno de sus mejores documentales titulado "¿por qué los hombres ven pornografía". ¿Por qué cuando busco consuelo solo mierdas encuentro? >_<. Dolor inmenso... dolor. Agonía 3.

A estas alturas del día he dejado de ir al baño... pero me siento totalmente débil, una noche como la de anoche no la aguanto!

Permisito.. iré a tomarme un mi "Gatorade"

1 comentario:

P.R dijo...

No era tu día, definitivamente no. Eso de los dolores de estómago, solo me haces recordar cuando me enfermé del apéndice. Para colmo golpearte el dedito, eso no se lo deseo a nadie. Y del documental, bueno, son cosas que no tienen respuesta, o quizás si tienen, pero solución no.

Saludos.