sábado, 23 de octubre de 2010

El día que está por terminar...

Este día de cumpleaños no ha sido en manera diferente a los últimos días que he tenido... pasé trabajando y cuando al fin aterricé en la casa, recordé que pasaré el resto del fin de semana sola, todos se han marchado y yo no quise ir, estoy cansada y el ánimo no lo ando como para andar en congresos...

Sin embargo, he recibido buenas noticias... muchas felicidades... una tarjeta de mi mejor amiga... una foto del pastel que se partió en mi honor (se siente bien pensar que otros piensan en uno), salí a caminar y mientras bajaba a la zona bohemia en búsqueda de alimento... una llamada cayó en mi celular... era mi madre... fue tan bueno caminar con ella, porque si... ella iba conmigo en ese momento.. le iba contando todo lo que iba viendo y ella solo atinó a decir que sentía como si fuera a mi lado.

Mi papá también me dio señales de vida... siento que está un poco ansioso por verme regresar, justo que ahora he empezado a acostumbrarme a este clima y a este ritmo de trabajo.

No me quejo... ha sido un buen día... un día en el que, a pesar de su normalidad, recordar detalles con amigos, la expectativa de un breve retorno, de análisis de la posición planetaria actual y de silencio en esta casa de lunáticos... ha sido un gran regalo de la vida.


Un especial agradecimiento a esa familia que me ha hecho sentir tan apreciada.
Ya devengaremos esta ausencia

2 comentarios:

Roberto dijo...

Felicidades amiga!

KR dijo...

gracias mi niño!!